in

Así se usa el lenguaje inclusivo en América Latina y España

conversar lenguaje inclusivo
Foto: Pixabay

El llamado lenguaje inclusivo tiene distintas formas de expresión aunque busca el mismo objetivo: evitar la discriminación y los estereotipos de género. En español hay diversas formas de adoptarlo desde la más extrema (como el uso de la “e” para marcar neutralidad) hasta recursos menos polémicos (como decir doctora o doctor).

En América Latina cada país lo está implementando a su modo. La Real Academia Española (RAE), guardiana y reglamentadora del lengua, se opone firmemente a las estrategias que irrespetan la economía del lenguaje o transgreden las reglas de la gramática. Mientras, en España, el gobierno socialista de Pedro Sánchez provoca un debate al querer adaptar la constitución al lenguaje inclusivo.

Cada país en América Latina se está acercando a su manera a esta tendencia con leyes, reglamentos o simplemente de manera informal. Veamos su uso en naciones seleccionadas.

España

El Partido Socialista Español (PSOE) en el poder desde 2018, reforzado desde 2019 con otro partido de izquierda, Unidas Podemos, es un impulsor del lenguaje inclusivo. En diciembre de 2019, la vicepresidenta saliente, Carmen Calvo, logró que la Real Academia Española (RAE) analice un informe realizado por cuatro académicos para ajustar la Constitución española a lenguaje inclusivo. La respuesta de la RAE fue que no había nada, desde el punto de vista lingüístico, que  necesitara ser corregido.

En 2018, Calvo había dicho que era “el momento de que la Constitución tenga un lenguaje respetuoso con ambos géneros, solo tiene lenguaje masculino y eso no se corresponde con una democracia desarrollada. Las mujeres no tenemos por qué reconocernos en el masculino, que además es absoluto en la Constitución.”

El nuevo vicepresidente de asuntos sociales es Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, cuyos diputados fueron los primeros en usar el lenguaje inclusivo en el Congreso y como parte de su discurso habitual, mencionan los dos géneros.

“Tenemos una lengua hermosa y precisa. ¿Por qué estropearla con el lenguaje inclusivo?”, dice Santiago Muñoz Machado, director de la RAE desde 2018, en una entrevista con el diario El País.

La RAE defiende la neutralidad de la lengua dentro del debate sobre el sexismo y asegura que “es una evidencia irrefutable que han existido, existen y existirán mensajes sexistas e incluso textos y géneros claramente misóginos. Pero tal sexismo y misoginia no son propiedades de la lengua, sino usos de la misma.”

Además, la institución rescata el trabajo que ha hecho “limpiando sus diccionarios de residuos
machistas o de connotaciones misóginas que hubieran podido acopiar en épocas anteriores”.

México

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador publicó en febrero de 2019 un decreto en el que se obliga a quien labore en la administración pública a “eliminar el lenguaje discriminatorio basado en cualquier estereotipo de género” en todas las comunicaciones institucionales del gobierno federal.

Ya en 2017 se publicaron manuales para evitar el uso sexista del lenguaje, pero no tenían carácter obligatorio.

Argentina

El debate sobre el aborto en 2018 le proporcionó combustible al tema del lenguaje inclusivo, así como la legalidad del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Organizaciones feministas y defensores de derechos de LGTBI impulsan el uso de la letra “e” para marcar la neutralidad gramática, así como otras alternativas para evitar el uso sexista del lenguaje.

El nuevo presidente, el peronista Alberto Fernández, así como otros miembros de su partido, lo utilizan en sus discurso públicos. Existe un proyecto de ley para implementarlo de manera obligatoria.

La Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) aceptó en julio de 2019 el lenguaje inclusivo “en cualquiera de sus modalidades”. Una decisión similar la han adoptado al menos otras seis casas de estudios superiores, mientras muchos colegios lo dejan a discreción de los docentes.

A penas comenzó la gestión de Fernández ya hay instituciones como el Programa de Atención Médica Integral (PAMI), cuya directora, Luana Volnovich, ordenó que todas las comunicaciones internas sean escritas con lenguaje inclusivo.

El tema está bastante metido en la política. En 2018, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó “machirulo” al entonces presidente Mauricio Macri, cuando este se refirió a sus acciones en el Congreso como “locuras”. La RAE señala que esta palabra es un neologismo (y no figura todavía en el diccionario) creado a partir de las palabras “macho”, “machista” y “chulo”.

Se usa para definir al hombre machista, en ocasiones asociado a quien hace gala de esa condición. Un ensayo publicado en la revista Anfibia, indica que la palabra “machirulo” señala al micromachista “que celebra que las mujeres luchen pero cree que se les va la mano, le irrita el lenguaje inclusivo (…) pero sabe que no puede decir nada”.

En agosto de 2020, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) también dio un paso en el uso del lenguaje inclusivo al declarar que “el uso de un lenguaje que no discrimine y que permita visibilizar todas las identidades de género es un compromiso institucional”. Por esa razón en sus documentos procura “evitar el lenguaje sexista y binario. Sin embargo, a fin de facilitar la lectura no se incluyen recursos como ‘@’ o ‘x'”

Venezuela

Este país marcó pauta en 1999 cuando en su nueva Constitución se utilizó la forma llamada desdoblamiento, es decir, la mención de los dos géneros en lugar de utilizar la forma tradicional masculina para englobar a ambos.

“Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo
o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia (…)” Artículo 41 de la Constitución venezolana, ejemplo del desdoblamiento, una de las formas del lenguaje inclusivo.

No existe una ley que obligue su uso, pero es utilizado en las leyes, comunicaciones oficiales y es una marca que distingue las expresiones típicas del partido de gobierno (y de los voceros chavistas en general) al punto de generar equivocaciones y burlas.

Según la RAE, “este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico”.

Chile

Similar al caso argentino, en Chile el uso del lenguaje inclusivo viene impulsado por las organizaciones feministas. También se utiliza la “e” para marcar género neutro, adoptado incluso por personalidades como Michelle Bachelet, expresidenta de ese país. Una práctica que no comparte el actual mandatario, Sebastián Piñera.

Los ministerios de Cultura, de la Mujer y Educación han elaborado manuales (a partir de 2016) para evitar el uso sexista del lenguaje y recomiendan cambios como decir “origen de la humanidad”, en lugar de “origen del hombre”.

No tienen una legislación que obligue a las instituciones públicas a usar lenguaje inclusivo. La chilena Universidad Diego Portales aceptó en 2018 el uso de la “e” en los textos académicos para marcar el género neutro.

Colombia

El tema del lenguaje inclusivo tiene un antes y un después en Colombia en el acuerdo de paz firmado entre el gobierno y la guerrilla en 2018. Ese texto está escrito con con lenguaje inclusivo, en su modalidad de desdoblamiento a solicitud de los insurgentes.

“Recordando que los diálogos de La Habana entre delegados y delegadas del Gobierno Nacional, presidido por el Presidente Juan Manuel Santos y delegados y delegadas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, con la decisión mutua de poner fin al conflicto armado nacional (…)”. Introducción del acuerdo de paz colombiano.

Este documento tiene un antecedente en una legislación de Bogotá, la capital del país, que obliga a que todas sus comunicaciones sean en lenguaje inclusivo. Del resto, no es una práctica habitual de políticos ni medios de comunicación. Tampoco en las universidades.

Perú

En 2007 se aprobó la ley de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, pero no fue sino hasta 2010 cuando se elaboró el primer manual de lenguaje no sexista para instituciones públicas. En 2017 se realizó una actualización y sigue siendo una guía, no un reglamento o ley que imponga el uso del lenguaje no sexista.

El exjefe de gabinete, Salvador del Solar, usaba constantemente el desdoblamiento en sus intervenciones públicas, lo que le valió la crítica (en forma de burla) dentro del Congreso, a pesar de que esa modalidad del lenguaje inclusivo está recomendada oficialmente.

Querides amigues, la gramática no es machista

cerveza botella

¿Qué cerveza prefieren los latinoamericanos?

koalas australia

VIDEOS | Hacen de todo para salvar a koalas en Australia