in

Creadores de Snapchat son los jóvenes más ricos de EEUU

snapchat
Foto: Pixabay

La fortuna de Evan Spiegel y Bobby Murphy, creadores de Snapchat no es tan grande como las de Mark Zuckerberg o Jeff Bezos, pero destacan por ser los más jóvenes en la lista de los más ricos en Estados Unidos, de acuerdo con el ranking de la revista Forbes.

Evan Spiegel nació en 1990 (tiene 29 años) y un patrimonio de 3.600 millones de dólares. Creó Snapchat en 2011 y es su director ejecutivo (CEO) desde mayo de 2012. Es dueño de 18% de las acciones de la empresa y acumula 65 millones de dólares en donaciones a la fundación de la compañía.

Evan Spiegel
Evan Spiegel, CEO de Snapchat en TechCrunch – Foto: Wikimedia

El joven es uno de los tres multimillonarios en el mundo menores de 30 años, de acuerdo con los datos de Forbes. Está casado con Miranda Kerr (36 años), la supermodelo australiana que fue uno de los ángeles de Victoria’s Secret entre 2007 y 2013. La pareja tiene un hijo: Hart (nacido en mayo de 2018) y están esperando uno más.

Bobby Muphy, uno de los fundadores de Snapchat – Foto: Wikimedia

Por su parte, Bobby Murphy es el segundo millonario más joven de Estado Unidos (31 años), con una fortuna de 3.700 millones de dólares. También es dueño de 18% de Snapchat, donde es jefe de tecnología (CTO). Es hijo de inmigrantes filipinos y ha invertido más de 30 millones de dólares en el sector de bienes raíces.

Murphy está casado con Kelsey Bateman, su novia desde que estudiaban en la Universidad de Stanford. No tienen hijos.

Snapchat es una aplicación de mensajería para teléfonos inteligentes a través de la cual se comparten imágenes, videos y filtros de realidad aumentada. Su característica distintiva es que permite que los mensajes sean accesibles solo durante un tiempo elegido por los usuarios.

Más de 203 millones de personas usan a diario esta aplicación, especialmente popular entre los adolescentes.

niña escuela

3 datos que revelan que no todo en el mundo está peor que antes

The Umbrella Academy

The Umbrella Academy, teorías sobre la segunda temporada