in ,

Cuatro tipos de café que salen del estómago de animales

murciélago animales
Foto: Jose Miguel Guardeño / Pixabay

La búsqueda de un sabor distinto en las tasas de café lleva a los productores a probar fórmulas cada vez más excéntricas. Unos se refugian en laboratorios mientras otros recurren a la naturaleza y así vemos cómo el café puede venir de la boca o las heces de varios animales, que se vende a precios bien elevados.

Café escupido por murciélagos

En Madagascar los murciélagos no son un problema para las plantaciones de café, sino una solución para su comercialización. Estos animales de hábitos nocturnos consumen las cerezas de los arbustos y luego las escupen.

Los productores toman estas cerezas y la procesan como se hace desde hace siglos, pero la reacción entre los fluidos digestivos del murciélago, le da a los granos un sabor de una suavidad única, según los consumidores.

La excentricidad y el gusto, le han dado al grano un valor de casi 200 dólares el kilo (el café común cuesta 2,53 el kilo en el mercado internacional).

La civeta y el café defecado

Uno de los cafés más caros del mundo proviene de la caca de la civeta, un animalito del sudeste asiático y el África subsahariana. Tiene una larga cola parecida a la del mono, marcas en la cara como un mapache, y rayas o manchas en su cuerpo.

El proceso digestivo de las civetas hace que el café sea más suave, aunque expertos aseguran que elimina los buenos ácidos y los sabores que caracterizan a una taza de café de especialidad. Además, este producto ha sido cuestionado por las condiciones en que se mantienen a los animales para que defequen los granos del café.

Como el murciélago, las civetas consumen la cereza del arbusto de café y su estómago deja intacto el grano, que se recolecta directo de sus heces. El producto es conocido como kopi luwak y proviene de Indonesia, Bali, Filipinas o Vietnam. Se vende hasta 400 dólares el kilo.

Perú también tiene su café de popó

En América del Sur también existe una variedad excéntrica de café. Se trata de la que se obtiene luego de que el coatí defeca los granos, en un proceso similar al que hace la civeta.

coatí
Foto: Rufus46 / Wikimedia

El coatí es típico de la región de Chanchamayo,cerca de la amazonía peruana, donde se le conoce también como mishasho. Tiene una cola larga con manchas negras en forma de anillos, hocico alargado y su cuerpo completo tiene una longitud entre 53 y 55 centímetros.

Luego de comer el fruto del café, el coatí lo defeca tras unas seis horas de digestión. Allí va directo a continuar el proceso para generar un café comercial: lavado, tueste y molido.

Por este tipo de café orgánico se paga hasta 1.400 dólares el kilo. Un coatí procesa unos 25 gramos de café al día.

Un elefante que defecaba…

Los elefantes también están en el exclusivo grupo de animales cuyos estómagos generan un café muy caro. Este producto surgió gracias a un experimento del emprendedor canadiense Blake Dinkin, quien tras un largo proceso logró que diera resultado.

Las enzimas del estómago del elefante eliminan las proteínas (que producen el amargor del café), y las bayas marinadas con el jugo de frutas y otras hierbas que se fermentan en el vientre crean un sabor más dulce y agradable con aromas afrutados.

A lo largo de 10 años y tras viajar por todo el mundo, el empresario se asentó en Tailandia, desde donde desarrolló su marca conocida como Black Ivory (marfil negro) y con la que vende cada kilo de café en 2.000 dólares. Además, es una gran ayuda para la empobrecida población que trabaja con Dinkin recolectando el popó de los paquidermos.

Kobe Bryant

Kobe Bryant, 7 frases inspiradoras para recordarlo por siempre

dinero

Esta calculadora te ayuda a que no se te escape el dinero