in

Maradona es el DT ideal para la Vinotinto de Maduro

maradona maduro
Foto: Agencia Andina / Archivo

Diego Armando Maradona suena como director técnico de la selección nacional de fútbol  venezolana. Una vieja gloria deportiva con más escándalos que triunfos al frente de los equipos que ha dirigido, pero que sería el ideal para la Vinotinto del dictador Nicolás Maduro.

Seleccionar al Diego frente al once venezolano es el mejor ejemplo de lo que significa seguir a ídolos de barro. Como con el socialismo, la Federación Venezolana de Fútbol (que es prácticamente decir el gobierno chavista), piensa que poner en frente de la selección a D10S ocurrirán milagros (como la clasificación a un Mundial).

Una decisión como esa sería un acto más de propaganda y de la “coherencia” típica del actual régimen venezolano. Maduro y su gente necesitan a alguien escandaloso, un showman que distraiga la atención no necesariamente con victorias deportivas. ¿Qué más da un Mundial más al que no se asista?

“Oficializada la renuncia de Rafael Dudamel a la selección nacional, caben un sinnúmero de reflexiones. La principal: la FVF está secuestrada por intereses políticos. Lo que no es novedad, pero sí el cambio en la estructura de poder, que acabará de entenderse con otros anuncios”, dijo en Twitter Daniel Chapela, periodista deportivo venezolano especializado en fútbol.

En línea con el chavismo

La designación de Maradona iría en línea con lo que sabe hacer el chavismo: tomar decisiones que empeoren todo y gastar un montón de plata en el proceso.

El costo de contratarlo es enorme para un país en el que cada dólar que se use para algo que no sea comida y alimentos, raya en la frontera de crimen de lesa humanidad. A esto hay que agregar que Maradona, cuya entrada a EEUU está vetada desde que se dopara en el Mundial de 1994, sería el técnico extranjero que no tendría complicación en recibir dinero de origen dudoso de parte de un gobierno sancionado y repudiado por la comunidad internacional.

A pesar de ser uno de los mejores jugadores del mundo, Maradona ya no tiene nada que perder ni nada que aportar al fútbol, pero sí a la política y a la propaganda socialista de Maduro. Ya lo hacía en la cancha mientras dirigió a Dorados en México y lo hace al frente de Gimnasia en Argentina, usando una gorra que le regaló el mandatario venezolano con la bandera de ese país y las siglas 4F (fecha del fallido golpe de Hugo Chávez en 1992).

A fin de cuentas como dijo en Twitter Williams Brito, exdirector de un importante medio deportivo caraqueño: “El fútbol venezolano es un eterno dolor, un deporte con grilletes que nunca ha podido dar el salto; un ‘sueño’ mantenido por la esperanza de los seguidores; un entramado del que se benefician pocos”. Entre todos los potenciales entrenadores con experiencia internacional Maradona es el ideal para unirse a esos pocos.

efecto y2k

Efecto Y2K, la primera histeria tecnológica global

tercera guerra mundial

La Tercera Guerra Mundial será en 2050 y la iniciará Japón