in

Piropos, ¿acoso o halago?

piropos
Foto: Pixabay

Proteger a las mujeres del acoso sexual se ha convertido en una prioridad de muchos gobiernos y en exigencia de distintos movimientos, principalmente de carácter feminista. En algunos países se castiga incluso lo que se ha denominado como acoso callejero, una modalidad de violencia contra la mujer cuando los piropos ya no son precisamente halagos.

Cada discusión sobre el tema genera una división entre quienes defienden ciertos piropos como un halago y quienes consideran que todos califican como acoso.

La lingüista venezolana Miliber Mancilla, señaló en Twitter, cómo ve ella la diferencia entre ambas cosas:

“No confundan ‘piropos’ con ‘antipiropos’ (…). Los piropos son elogios, expresiones de admiración que se dirigen con respeto a una persona. Estos los puede decir una persona desconocida, en la calle y no por ello deben causar indignación. Por su parte, los antipiropos son acoso callejero, porque siempre son un acto de connotación sexual. Ocurre en público contra una persona que se sentirá irrespetada y afectará su dignidad (sea hombre o mujer)”.

Su opinión reivindica las palabras de elogio dichas con respeto (piropos bonitos o graciosos), pero en términos legales, no parece haber mucho espacio para las distinciones.

En Perú, por ejemplo, desde 2015, definen acoso sexual como la “conducta física o verbal de naturaleza sexual en contra de otra que no desea o rechaza”. Por ley es castigada hasta con 12 años de cárcel.

¿Qué es un piropo?

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua un piropo es un “dicho breve con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer”. La definición no entra en detalles sobre el efecto que este causa y se limita a la intención de quien lo emite.

“Quizá algunos estén pensando que un piropo no le hace daño a nadie, pero suele ser el primer paso que abre la puerta a actos de violencia más graves porque refuerza el estereotipo de que la mujer es un objeto sexual”, comentó la congresista Verónika Mendoza, al aprobarse la ley.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina lo define como “acoso callejero”. Señala que es “una de las formas más naturalizadas, invisibilizada y legitimada de violencia contra las mujeres”. En ese país es un acto denunciable como violencia de género.

Piropos bonitos y antipiropo

En países de Europa como Bélgica, Portugal, España y Francia, los piropos callejeros pueden ser sancionados con multas de hasta 3.000 euros o la cárcel.

Mancilla matiza que “en un piropo o antipiropo las palabras no trabajan solas. Una persona puede estar diciéndole a otra ‘Qué hermosa sonrisa tienes’ (piropo) y su prosodia (entonación, por ejemplo) y mirada (elementos paralingüísticos) pueden convertirlo en un antipiropo”.

En los Países Bajos, ciertos piropos se consideran libertad de expresión y una sentencia de diciembre de 2019, señala que solo una ley nacional puede castigarlo. Por ello prohibieron a los municipios tomar medidas de castigo.

Estudios apuntan a que los “antipiropos” constituyen una de las principales razones por las que las mujeres se sienten vulnerables en las calles. La razón principal es que se sienten tratadas como un objeto sexual.

coronavirus chino china resfriado

Lo que debes saber sobre el coronavirus chino

Kobe Bryant

Kobe Bryant, 7 frases inspiradoras para recordarlo por siempre