in

La palabra del año 2019 no es una palabra

emojis palabra del año
Foto: Pixabay

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) seleccionó a los emojis como la palabra del año 2019, gracias a su abundante uso cotidiano y su aporte a la comunicación más directa.

“Su innegable impacto en nuestra vida cotidiana, sus interesantes relaciones con el resto de los elementos que conforman la comunicación (palabras, frases, signos de puntuación…) y las perspectivas que se abren de cara al futuro han llevado a la Fundéu a ceder a los emoticonos y a los emojis la distinción de palabra del año”, indica la organización.

Esta es la séptima ocasión en que la Fundéu BBVA selecciona una palabra del año: escrache en el 2013, selfi en el 2014, refugiado en el 2015, populismo en el 2016, aporofobia en el 2017 y microplástico en el 2018.

El coordinador general de la Fundéu BBVA, Javier Lascuráin, señala que “no s

e trata, por supuesto, de que los emoticonos y los emojis vengan a robarnos palabras o a pervertir nuestra lengua, que ha mostrado durante siglos su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos y a las tecnologías de cada época (…) Creemos más bien que constituyen un elemento más que contribuye a lograr el fin último de las lenguas: la comunicación entre las personas”.

Así, la organización rompió su molde de años anteriores y le dedicó el 2019 a las múltiples figuras que acompañan la comunicación digital. De hecho, ya habían redactado una guía para su correcto uso, que incluye recomendaciones para cuando se acompañan de textos.

Los emoticonos nacieron en los años 90 con el auge que comenzaban a cobrar las comunicaciones a través de salas de chat y correo electrónico. Se forman con signos de puntuación y tienen sentido si se les mira de lado 🙂 . Por su parte, los emojis son imágenes y son mucho más abundantes. Su uso en las redes sociales y las aplicaciones de mensajería resulta en un apoyo visual ya cotidiano.

Las 12 finalistas

Para estar en la lista, las palabras deben ser términos que hayan estado, en mayor o menor medida, presentes en el debate social y en los medios de comunicación. Además, de que por su formación, significado o dudas de uso, ofrezcan interés desde el punto de vista lingüístico y hayan sido, por tanto, objeto de alguna de las recomendaciones que ha publicado diariamente la Fundéu BBVA durante el año.

Con estos criterios, la Fundación eligió a las 12 candidatas a palabra del año:

• Electromovilidad

Se refiere a la reciente preocupación por conseguir un transporte más responsable y respetuoso con el futuro del planeta, por lo general que funcione con electricidad como los monopatines eléctricos.

• Desglobalización

Neologismo acuñado para aludir a la marcha atrás en el proceso de globalización que parece llegar de la mano de acontecimientos como el brexit o las guerras arancelarias.

• Neonegacionismo

Un término con el que empieza a llamarse a un nueva fase en la negación de ciertos acontecimientos históricos o de otro tipo generalmente aceptados, desde el Holocausto a la crisis climática pasando por la violencia machista.

• Exhumación

La polémica sobre los restos de Franco convirtió exhumación en una de las palabras más presentes en los medios durante el 2019, al menos en España.

• DANA

Siglas para depresión aislada en niveles altos, recomendada por los expertos para referirse con mayor precisión a lo que se conoce como gota fría: una masa de aire que se desprende de una corriente muy fría y que desciende sobre otra de aire caliente produciendo grandes perturbaciones atmosféricas.

• Huachicolero

Este término, propio del español de México, designa a quienes roban gasolina perforando los oleoductos que la conducen’. Decenas de ellos murieron en un accidente en enero del 2019 y la erradicación de esta práctica motivó fuertes medidas por parte del gobierno de Andrés López Obrador.

• Seriéfilo

Así como hay cinéfilos, ahora también existe el seriéfilo, es decir, una persona aficionada a ver series, un término que cobra relevancia ante el éxito de plataformas de streaming, pero también de fenómenos globales como Games of Thrones.

• Influente

Es la palabra recomendada para sustituir el uso de influencer, proveniente del inglés. Al igual que la palabra influyente, esta significa “que influye” o “que goza de mucha influencia”, lo que coincide con el concepto que designa el anglicismo.

• Emoji

Más que por su definición, entra en la lista por su uso cada vez más constante. Así las consultas y soluciones ofrecidas por Funde atienden a resolver temas como su correcto uso en oraciones, el acompañamiento de signos de puntuación, etc.

• Albañila

Entre las palabras que ponen sobre el tapete el tema de la feminización de cargos y profesiones, la Fundeu eligió esta. Aunque no se detalla así todavía en el diccionario, consideran que “tanto la albañil como la albañila son formas adecuadas para referirse a una mujer que desempeña profesionalmente trabajos de albañilería”.

• Cúbit

Forma breve de denominar a los bits cuánticos, una tecnología gracias a la cual la inteligencia artificial está cambiando nuestro mundo a pasos agigantados.

• Superdesempate

Palabra alternativa en español al novedoso super tiebreak en el mundo del tenis.

El coordinador general de la Fundéu BBVA, Javier Lascuráin, explica en el sitio web de la fundación que, en la selección de estas candidatas, el equipo de la Fundación “valora el interés lingüístico, la presencia en los medios y la trascendencia de los fenómenos en los que aparecen esas voces”. De ese modo “surge una especie de dibujo del año tal y como lo hemos visto y vivido nosotros, atentos como estamos cada día a los términos que emplean los medios para contar la actualidad”.

Las palabras del año de la RAE

La Real Academia Española (RAE) seleccionó 14 palabras o frases que, a su modo de ver marcaron el año 2019. Según la autoridad lingüística del idioma que hablan más de 500 millones de personas en el mundo, estos vocablos son los que “mejor caracterizan los acontecimientos políticos, económicos y sociales del año 2019”.

Se trata las siguientes: progreso,deporte, feminizar, constitución, confianza, acogida, estado de bienestar, elecciones, inteligencia artificial, escuela, clima, euroescéptico, autoderminación y triunfo.

llamas fuego evolución

Así fue cómo la cocina impulsó la evolución humana

los dos papas

Los dos papas: El Vaticano, ¿más a la izquierda o así está bien?